Medicina de Urgencias

 



Después de una cirugía, es importante curar las incisiones de forma adecuada. Dependiendo del procedimiento realizado, su médico podría recomendarle  su consulta  para supervisar las primeras curas.

La curación, es el proceso de restablecimiento de la salud. Para conseguir esta restauración del equilibrio orgánico, el paciente debe someterse a un tratamiento que puede desarrollarse de distintas formas de acuerdo al padecimiento o la dolencia en cuestión.

Es importante tener en cuenta que una curación puede trascender lo físico y centrarse en el aspecto psicológico.


La Sutura de heridas es el procedimiento quirúrgico mediante el cual se realiza la aproximación de los bordes de una herida por medio de puntos, utilizando un material reabsorbible o no, de una lesión ubicada en un tejido blando de nuestro cuerpo.

La finalidad de la sutura es volver a unir aquello que se separó o se dañó: un tejido, un órgano, un vaso, etc. Cuando la herida no se cierra sola, de forma natural, un médico puede desarrollar una sutura con el objetivo de volver a juntar lo que se rompió y permitir la cicatrización. Por lo general, los puntos de la sutura deben quitarse a través de un nuevo procedimiento, aunque hay materiales que son absorbidos por el cuerpo.


El vendaje o Ferula tiene como principal objetivo el mantenimiento y el control de la posición correcta, para una buena alineación de las articulaciones de la muñeca, la mano y los dedos, proporcionando estabilidad a dichas articulaciones, así como una acción analgésica y antiinflamatoria en caso de problemas articulares, óseos o de partes blandas, en la muñeca o en la mano.

Además previene y minimiza los efectos negativos de la inmovilización prolongada de retracciones o las deformidades debidas a una mala posición.